Brasil y un megaplán para crecer más.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

El gobierno de Lula vuelca 45 mil millones de dólares para reforzar su economía.

Brasil y un megaplán para crecer más.

Fuente: Crítica Digital

Los incentivos van desde exenciones impositivas a créditos blandos para pequeñas empresas. Según el gobierno, el Producto Bruto ya crece a un ritmo anual del 8 por ciento. Los fondos serán inyectados por el Banco de Desarrollo de ese país.

El mismo día que señaló que el crecimiento económico supera el 8% anual, el gobierno brasileño anunció un paquete de 45 mil millones de dólares para sostener esa expansión. El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, anunció una serie de medidas de incentivo a la economía, como exenciones impositivas a varios sectores y la liberación de unos 45 mil millones de dólares para financiar hasta el año próximo inversiones y desarrollo productivo.

Los fondos serán aplicados, a través de créditos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), a actividades consideradas prioritarias, como infraestructura económica y social, la compra de bienes de capital, exportaciones, ciencia, tecnología e innovación.

Al presentar el paquete de iniciativas, Mantega afirmó que “Brasil, con su salida exitosa de la crisis, entró en un nuevo ciclo económico”.

Otra de las medidas financieras anunciadas es la creación de una letra de Tesorería para permitir a los bancos captar recursos de largo plazo para el otorgamiento de créditos a tasa más barata a las pymes y a las familias.

En línea con esa intención, el Banco Central de Brasil anunció que la tasa de interés de corto plazo se mantuvo en el 8,75 por ciento anual. Es la cifra más baja desde 1996. La central de trabajadores brasileña criticó la actitud ya que esperaba un descenso del costo del dinero para abaratar el crédito bancario a las familias.

Entre las medidas anunciadas anoche por Mantega figura además una nueva línea de crédito para el Fondo de la Marina Mercante para financiar la producción de embarcaciones, con fondos por 8 mil millones de dólares.

En cuanto a los incentivos fiscales, el gobierno prorrogó la exención del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) a los bienes de capital durante el primer semestre de 2010, lo que equivale a una renuncia en la recaudación de unos 150 millones de dólares.

Otros 600 millones de dólares en recaudación serán resignados en favor del sector petrolero, dado que se suspendió el cobro de tres impuestos en las regiones menos avanzadas del país, Noreste, Norte y Centro-Oeste.

El paquete de estímulo también eliminó el impuesto a los componentes de los materiales utilizados para la producción de energía eólica.

Según Mantega, Brasil está creciendo en este último trimestre del año a un ritmo del 8 por ciento y mantuvo la previsión del gobierno de que habrá un crecimiento del PIB en 2010 hasta 2014 del 14 por ciento.

Parte de esa expansión está siendo financiada por el importante ingreso de capitales. Esa entrada presiona sobre el tipo de cambio y, de hecho, el gobierno se vio obligado a ponerle trabas al ingreso de capitales golondrina.

Link: http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=34245