Duhalde: Hay luces amarillas; el país está como en 1997.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

El ex presidente Eduardo Duhalde retomó ayer su pulseada pública contra el Gobierno y alertó que en la economía del país “hay luces amarillas; el país está como en 1997″. Inmediatamente, denunció que los empresarios importantes tienen miedo “porque -explicó- en vez de darles confianza se los persigue”.

Después de unas vacaciones invernales en Sudáfrica, Duhalde volvió ayer muy activo a su habitual agenda de reuniones políticas, atiborrada de encuentros desde que estalló la crisis entre el Gobierno y el campo. El ex presidente cenó anoche en la Recoleta con los representantes del Consejo Argentino de Estudios Económicos, Jurídicos y Sociales presidido por Armando Alonso Piñeiro. En este ámbito no dudó un segundo en cuestionar con dureza a Néstor Kirchner y a la presidenta Cristina Kirchner.

Sobre la Presidenta, Duhalde reiteró que “no tiene experiencia para gobernar” y destacó que “hoy no existe la ventaja competitiva porque se la come la inflación”. También cuestionó la falta de reuniones de Gabinete al sostener que “esto no se entiende, no sucede en ningún lugar del mundo”.Y volvió a criticar el estilo confrontativo de la jefa del Estado.

“Discurso grotesco”

Aunque los mayores cuestionamientos de Duhalde apuntaron al ex presidente: “Kirchner cayó en un discurso grotesco y enfrenta un grave problema psicológico”.

A lo largo de un extenso discurso en el que recordó su paso por la Presidencia, Duhalde dijo que en la actualidad “la ventaja competitiva ya no existe, se la come la inflación y hay luces amarillas porque estamos en la misma situación que en 1997″.

Por otra parte, Duhalde dijo que Kirchner “no se da cuenta de lo que pasa en la Argentina y se enoja cuando los economistas le advierten la situación crítica por la que vivimos”. En este aspecto, el ex presidente dijo que Kirchner “quiere estar en todo pero no hay quien pueda con todo”.

En la comida que compartió con un centenar de empresarios, abogados y economistas el ex presidente denunció que “en este gobierno los empresarios tienen miedo porque en vez de darles confianza se los persigue”. De esta manera, apuntó: “Un país no puede crecer así”.

Aunque inmediatamente, retomó un discurso optimista y de tono combativo al sostener que “no podrán trabar el desarrollo porque Argentina tiene hombres y mujeres con una fuerte grandeza”. Ayer estuvieron con el ex presidente Alonso Piñeiro, el dirigente del Movimiento Productivo Argentino (MPA), Carlos Brown, y el ex ministro de Educación Antonio Salonia.

Ahora, a Duhalde lo espera otra cita, en Entre Ríos, la semana que viene. El viernes próximo el ex presidente inaugurará allí una nueva sede del MPA, junto al peronista disidente y ex gobernador de esa provincia Jorge Busti.

Duhalde lanzará la filial entrerriana del MPA con una disertación para empresarios industriales y agropecuarios entrerrianos. Además, brindará una conferencia de prensa y encabezará junto con Busti un acto en el Club Olimpia de Paraná, en otra señal del armado peronista disidente que terminó de gestarse en pleno conflicto agropecuario.

La sede de Entre Ríos no es la primera filial en el interior del Movimiento Productivo. Ya están funcionando locales en Mar del Plata, y Duhalde planifica abrir sedes en las ciudades bonaerenses de Carmen de Patagones, Tandil, Azul, Olavarría, Colón y Pergamino.

También hay proyectos de sedes en Misiones, Rosario, Santa Fe, Tucumán, Salta, Jujuy, Tierra del Fuego y Córdoba. Los colaboradores del ex presidente, incluso, hablan de organizar sedes zonales en el Gran Buenos Aires.

Duhalde ya lleva organizados varios encuentros con los dirigentes del PJ disidente José Manuel de la Sota y Busti, y espera recibir el mes que viene a Francisco De Narváez.

Link: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1037709