Duhalde se arrepintió de su frase sobre Kirchner y Hitler.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

Por Jaime Rosemberg

Enviado especial

PARANA.- “No tendría que haber dicho lo que dije. Lo que pasa es que me enojó mucho todo lo que dijo el doctor Kirchner. Jamás se humilló al campo y a los argentinos como él lo ha hecho.”

Arrepentido por haber comparado a su sucesor con Adolf Hitler y Benito Mussolini, pero sin bajar el tono de sus críticas a la política económica del Gobierno, así se mostró ayer el ex presidente Eduardo Duhalde, que llegó a esta ciudad para inaugurar la sede entrerriana de su Movimiento Productivo Argentino, con el que recorre el país “en favor de los argentinos que producen”.

Durante la prolija charla de una hora que dio en el coqueto teatro Tres de Febrero, un Duhalde en mangas de camisa disfrutó del calor popular que le obsequió su aliado local, Jorge Busti, y se calzó el traje de ex mandatario para defender su gestión. Pero, sobre todo, destacó la lucha de las entidades del campo y le recomendó a Alfredo De Angeli, “dar la pelea desde dentro de la política, y no malgastar energía en las rutas”.

Un día después de desatar la polémica, y haber recibido por ello duras críticas de miembros del gabinete, Duhalde bajó los decibeles. “Me parece que se me fue la mano”, le habría dicho a Busti cerca del mediodía, según contó un testigo de la charla a LA NACION. Allí, ambos decidieron suspender la conferencia de prensa que habían programado, y posponer sus críticas al Gobierno para la conferencia, ante una platea en la que se mezclaron hombres de campo con furiosos peronistas disidentes.

En la primera fila del teatro que mandó construir Justo José de Urquiza, en 1851, se congregaron Jorge Chemes (CRA), Juan Echeverría y Alfredo Vel (Federación Agraria), Gonzalo Alvarez Maldonado (Coninagro) y representantes de la Sociedad Rural. Muy cerca, los diputados Jorge Sarghini, Marina Cassese y Susana Cremer, el ex vicegobernador tucumano Fernando Juri y Miguel Angel Toma se ubicaron para escuchar a Duhalde, junto con dirigentes de la CGT disidente de Luis Barrionuevo.

El gran anfitrión fue Busti, que trabajó para asegurar el lleno total de las cerca de mil butacas del teatro, y cuyo nombre aparecía en los cantitos y las banderas ubicadas en los cuatro palcos. Faltaron algunos referentes locales, que decidieron ir a Concordia para el acto que, a la misma hora, había organizado el gobernador Sergio Urribarri, y al que asistió el jefe de Gabinete, Sergio Massa.

Después de escuchar al ex gobernador entrerriano y a Carlos Brown, titular del MPA, Duhalde comenzó su exposición, con críticas al Gobierno y halagos al campo en proporciones parecidas.

“A la Presidenta le pido que se asesore y no siga diciendo que todo está espléndido, porque después va a ser peor”, le recomendó. “La situación comienza a complicarse, aunque estemos a tiempo. Esto exige que no nos mintamos más. Hoy todos reconocen que hay inflación [...]. La salida es organizarse, producir más”, arengó, y puso como ejemplo a Brasil, “que ya sabe lo que el mundo va a necesitar en veinte años”.

En video

Ayudado por un proyector de video, repasó sus opiniones de los últimos años. Así, aparecieron sus críticas al ex presidente Carlos Menem (“le gustó lo de la revolución productiva, pero sólo el slogan”) y elogios a los hombres de campo. “No querían retenciones, pero entendieron que otros estaban peor”, dijo luego de que un rejuvenecido Eduardo Buzzi apareciera en un video de marzo de 2002 hablando de “contención social”.

También estuvieron sus repetidas invocaciones a la producción nacional: “Porque si organizamos nuestro capital productivo, no nos para nadie”. Y aprovechó para aclarar que no tenía ninguna ambición personal. “Sólo quiero ver el despegue argentino con mis propios ojos”, dijo.

Tras la charla, y entre empujones, llegaron algunas definiciones finales. “Con Alfredo [De Angeli] tengo muy buena relación; me parece que es muy importante participar. ¿Sabe lo que sería que toda esa gente que convocó a la guerra gaucha estuviera peleando en el Congreso?”, reflexionó.

Respecto de la visita de Massa, combinó prudencia con ironía. “Es un buen funcionario, me dice Jorge [Busti], que vino a traer plata para Entre Ríos. Coincido con él: si es cierto, que venga la semana que viene de nuevo”, afirmó, y señaló que el supuesto doble comando kirchnerista “fue negativo, muy negativo para el país”.

Link: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1040287