La mentira como política. Dr. Carlos Brown.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

11/03/2011. Como si la actuación desplegada durante estos últimos años por el Secretario de Comercio de la Nación Guillermo Moreno no hubiese resultado suficientemente deplorable y perniciosa para el país, en particular a partir de 2007, como violento artífice de la intervención del INDEC y de la sistemática destrucción de las estadísticas públicas, semanas atrás nos venimos a enterar que, invocándose legislación en materia de Lealtad Comercial y Defensa del Consumidor y en impropio uso -y abuso- de atribuciones, desde una dependencia a su cargo, se intimó a diversas consultoras privadas a revelar la metodología y fuentes de sus mediciones de inflación, bajo apercibimiento de ser severamente multadas en caso de incumplimiento, en una flagrante vulneración de derechos fundamentales como la libertad de empresa, y en definitiva, la libertad de de expresión.En efecto, ante la deliberada y planificada falta de estadísticas públicas confiables, diversas consultoras privadas, ONG’s, universidades, se han volcado en los últimos años, con diferentes grados de rigor metodológico, a la producción de mediciones de ciertas variables económicas y sociales, en orden a cubrir el importante vacío informativo.

Por supuesto, solo como paliativo, pues la producción estatal de este insumo informativo básico es insustituible.

Pretendiendo dar sustento a tan descabellada y agraviante iniciativa, los funcionarios del Gobierno Nacional invocan, concretamente, tergiversando sus objetos, la Ley Nº 22.802 de Lealtad Comercial y Ley Nº 24.240 de Defensa del Consumidor. Inclusive la Ley Nº 20.680 de Abastecimiento, cuyas atribuciones delegadas en el PEN se encuentran caducadas desde el 24 de agosto del año pasado, en virtud del artículo 76 y la cláusula octava de la CN.

Ley Nº 22.802 a través de su artículo 9º, particularmente invocado, busca proteger al consumidor prohibiendo, dice, “la realización de cualquier clase de presentación, de publicidad o propaganda que mediante inexactitudes u ocultamientos pueda inducir a error, engaño o confusión respecto de las características o propiedades, naturaleza, origen, calidad, pureza, mezcla, cantidad, uso, precio, condiciones de comercialización o técnicas de producción de bienes muebles, inmuebles o servicios”, graduando en su artículo 21, a criterio de la autoridad de aplicación de la norma, multas de hasta $500.000.

Claramente se mezclan aquí las cosas, y el objetivo perseguido, valiéndose de esta cobertura legal, no es la protección del consumidor, sino la persecución y el silenciamiento del “mensajero”, la profundización, en definitiva, de una política consistente en la negación sistemática de la realidad.

Desde 2007 las estadísticas oficiales sólo reconocieron alrededor de una tercera parte de la inflación real y la mitad de la pobreza e indigencia. Los guarismos oficiales “esconden” hoy no menos de cuatro millones de argentinos pobres.

No hay precedentes semejantes de manipulación de las series estadísticas oficiales.

La disponibilidad de estadísticas públicas serias y confiables, además de ser un derecho básico de la ciudadanía, constituye un insumo fundamental para la formulación, ejecución y control responsable de las políticas públicas. Mal se puede gobernar sin ellas. Mal se puede resolver un problema que no se mide, o peor aún, que se niega, como la inflación y la pobreza, lo cual es moralmente inaceptable.

Resulta imperioso por tanto revertir esta situación.

En lugar de perseguir consultores, a través de acciones de neto corte “macarthista”,•debiera el Gobierno contribuir en realidad a la inmediata normalización de nuestro sistema estadístico.

Por lo pronto, reiniciadas las sesiones ordinarias, habilitando en el Congreso Nacional un debate serio y la sanción de una reforma integral del INDEC, fortaleciendo su autonomía técnica, financiera y administrativa, transparentando el proceso de designación y remoción de sus directores y cuadros técnicos, y armonizando el esfuerzo estadístico en el orden federal.

Por supuesto, deberán también considerarse y repararse debidamente los desplazamientos de trabajadores del organismo desde la intervención en 2007.

Como ha quedado permanentemente demostrado, difícilmente sea este el camino que el Gobierno decida transitar.

Dr. Carlos Brown
Presidente del Movimiento Productivo Argentino

  • 5 comentarios

    • Franco dice:

      Dr. Brown:
      Soy un abogado de Córdoba y sigo lo más regularmente que puedo su programa televisivo.
      En cuanto al análisis que Ud. hace: “el objetivo perseguido,… no es la protección del consumidor, sino la persecución y el silenciamiento del “mensajero”,… la profundización, en definitiva, de una política consistente en la negación sistemática de la realidad.” Es totalmente cierto. Recurren a cualquier método sin importar legalidad, legitimidad (somos maestros en sancionar leyes injustas), o moralidad de la medida, más bien al contrario, son más partidarios de patotear a una jueza o a su familia que ponerse a estudiar una defensa.
      Lo que me sorprende es el “ingenuo asombro” de la oposición, cuando ya debería estar curada en salud y actuando con dureza contra estos delincuentes.
      Desde que perdieron la mayoría en el Congreso, recurrieron a toda vileza para sostener su ya ilegítimo poder. No cumplen con la ley, y tampoco obedecen los fallos judiciales que los obligan. ¿Qué puede esperarse de ellos? Que respeten la pluralidad de opinión, la libertad de prensa?
      Si se les permite seguir, ¡van a fusilar gente!

    • OSCAR OTHAR dice:

      comparto su opinion Dr.Brown.

    • Graciela Lapuente dice:

      No se puede seguir esperando otro camino a transitar que el que recorre este gobierno nacional . Esperar otra cosa es de una inocencia o mala intencion que no nos podemos permitir . La Sra Presidente es eso que muestra , que no solo no es Peronismo sino que tampoco es Democracia y republicanismo . El FPV es un gobierno estatizador , quiere y puede contralar todo lo que necesita porque esta dispuesto a transgredir todas las leyes que no le sean favorables, ademas de interpetar la relaidad a su arbitrio . LA opcion politica actual es mucho mas profunda de lo que los politicos nos plantean ,hace falta del otro lado del espectro , que se hable directamente y sin dobleces , reconociendo errores y haciendo propuestas coherentes , basta de enriedos !!! ya sabemos que no conducen a nada !! salvo que se quiera aprovechar el desaliento general , producto de la poca credibilidad que existe en las posibilidades de la oposicion de hacer planteos republicanos y democraticos

    • JUAN ERNESTO FREDES dice:

      Me parece que la actitud del gobierno es a mi juicio un DELITO.. por cuanto falsea la Estadística Pública, afectando intereses económicos y calidad de vida de los Argentinos, especialmente la de los trabajadores y jubilados….
      No entiendo o mejor dicho entiendo que la corrupción de los jueces ha hecho que no intervengan de oficio.-
      No quiero extenderme más en este tema, ya que ruego a Dios nos ayude a expulsar por medio del voto democrático a este gobierno CORRUPTO

    • mirtha lilian sepúlveda dice:

      Excelente informe. Los miles de pobres que este gobierno ha acostumbrado a subsidios de $1000.-pesos, bolsas de víveres, regenteados por punteros que como castigo no los entregan a quien no se sube a los micros dirigidos a manifestaciones, no tienen tiempo de discernir, solo buscan como llevarse el pan a la boca para sobrevivir, así manipulados no pueden mas que resignarse a esta opresión, lejos están de las góndolas de los supermercados donde el ciudadano de clase mas o menos puede acceder y ver claramente que se miente permanentemente con los índices de inflación de los precios. Que se ha destruido sistemática y maquiavelicamente el control de las Políticas Públicas, y que el INDEC lejos está de reflejar la verdadera realidad en la Repúbica Argentina. El INDEC ha pasado a ser un Organismo Ilusorio y es necesario su urgente y drástico restablecimiento tanto técnico, financiero como Administrativo. Es fundamental el control en un país democrático, las instituciones están para fortalecer el sistema, destruidas éstas se opera el caos a corto plazo, como lo que la realidad de nuestro país refleja en estos 4 últimos años, una Argentina inexorablemente en decadencia.- El cambio debe ser inmediato la democracia lo exige. La sola posibilidad de una reelección profundizaría la crisis a tal punto que desembocaría en una guerra civil que daría como resultado un gobierno que no concluiría porque no se aceptaría de ninguna manera un gobierno totalitario como el que se esta tratando de IMPONER también paulatina y maquiavélicamente.- Quienes están ahora anestesiados son la mayoría pobres, que una vez que el gobierno logre la reelección los abandonará quitándoles subsidios y bolsas de comida sumergiéndolos en la desesperación de sobrevivir solo transformándose en delincuentes, ofreciendo así una potencial y peligrosa inseguridad que si hoy resulta inmanejable deben imaginarse como sera en el futuro. La continuidad de este “gobierno” no se debe permitir.- Todo tiene una relación causal, mayor pobreza mayor inseguridad.- En un sistema político no hay compartimentos estancos.-
      ,