Entrevista a Jorge Sarghini”Los inversores nos asocian al Chavismo”.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

Ex funcionario durante la gestión de Duhalde, el economista bonaerense trabaja junto al ex presidente y el ex ministro Roberto Lavagna en el armado de su proyecto presidencial. El pensamiento económico detrás del plan de campaña.

El duhaldismo encarnado en el peronismo federal ha empezado a rearmarse como alternativa para las presidenciales de 2011. Aún no se ha definido si le va a dar primero batalla a Néstor Kirchner en las internas del PJ o va por afuera con partido propio. O si será finalmente Eduardo Duhalde quien vaya como candidato. En cualquier caso, en su entorno aseguran que el proyecto que toma velocidad tendrá mucho de dirigencia joven. Por ahora, las caras visibles son las del tradicional entorno del ex presidente. Por caso, Jorge SARGHINI, ex ministro de Economía bonaerense y ex diputado nacional, quien recien llegado de Madrid donde se reunió precisamente con Duhalde y su ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, explica el pensamiento económico que los aglutina.

FORTUNA: ¿Cuál es el diagnóstico de base que manejan?

SARGHINI: El país está desaprovechando una inmensa oportunidad. El modelo económico que se construyó después del estallido de la convertibilidad y el contexto internacional permitía crecer y producir un salto de productividad hacia un proceso de crecimiento sostenido, con estabilidad e inclusión social. Pero a partir de los errores cometidos desde 2006, se debilitaron las bases de ese nuevo modelo económico.

FORTUNA: ¿Cuáles fueron esos errores?

SARGHINI: El primer error se comete tras la elección del 2005. El Gobierno se afirma políticamente y cambia el rumbo. El síntoma más claro fue el cambio de Lavagna por Kirchner en el manejo de la economía. Se pierde visión macroeconómica y se cree que la economía podía seguir creciendo al 8% sin tensiones inflacionarias apoyada en el consumo y no en la inversión. Ese crecimiento con mayor consumo se pudo hacer en un principio por la capacidad ociosa que había pero cuando al llegar al límite empezaron las tensiones inflacionarias. En 2007 el nivel de inflación debió ser atendido y se debió generar condiciones para la inversión que aumente la capacidad instalada, pero no se hizo nada. Desde ese año también se fueron paulatinamente deteriorando cada uno de los pilares del modelo, o sea el superávit fiscal, el superávit comercial y un tipo de cambio alto y competitivo. Además, la intervención del INDEC para esconder la inflación generó una desconfianza que se potenció con otras medidas.

FORTUNA: ¿Pierde atractivo la Argentina entre los inversores?

SARGHINI: Ante la crisis de Europa, América latina es vista como una oportunidad por los inversores. Cuando piensan en América latina, lamentablemente, no piensan en la Argentina porque la ven más cerca del chavismo. Ven la oportunidad y la continuidad que ofrece Brasil, Chile, Colombia y Perú. Y las sospechas que hoy pesan sobré las relaciones entre la Argentina y Venezuela y que investiga el Congreso es un elemento adicional para que nos vean cómo las relaciones carnales de Venezuela.

FORTUNA: ¿El viaje que Duhalde, Lavagna y usted hicieron a España fue para presentar una suerte de futuro gabinete si Duhalde gana las elecciones en 2011?

SARGHINI: NO, pero sí tuvo el objetivo de ir trabajando juntos en lo que hay que hacer en el país para rescatar las bases de aquel modelo económico que se inició cuando Duhalde era presidente. A nosotros como hombres del pensamiento nacional y como hombres del peronismo nos cuesta entender como un gobierno de este origen tras 6 años de crecimiento al 8% todavía tengamos niveles de pobreza en el 30% y de indigencia en el 10% y que no pueden ser ocultados detrás de estadísticas que no expresan la realidad.

FORTUNA: ¿Entonces dice que el Gobierno no es peronista?

SARGHINI: Desde mi concepción peronista con visión moderna este Gobierno no me expresa. No encuentro en este Gobierno transformaciones profundas habiendo tenido todas las posibilidades de hacerlo. Las mejoras que hubo fueron desde el punto más bajo de la crisis y empezaron en el 2002 con Duhalde y no en el 2003 como lo quiere hacer ver el gobierno.

FORTUNA: ¿Cómo definiría entonces el modelo de este Gobierno?

SARGHINI: Es un nuevo modelo con características extorsivas que tienen como consecuencia el debilitamiento brutal del federalismo y yo diría que hasta del sistema de representación en el Congreso. Ha habido un proceso de concentración de recursos en la caja nacional y sobre esta se construye y se ejerce poder. El correlato de esta concentración es una concentración política que rompe el federalismo, en donde los gobernadores e intendentes pasan a hacer meros administradores del poder central.

FORTUNA: ¿Y las consecuencias?

SARGHINI: El fenómeno integrador por excelencia es la educación y la educación la prestan las provincias y el Gobierno las desfinanció. La salud es otra prioridad que está en manos de la provincia y que no pueden garantizar por estar desfinanciadas. Hay un incremento terrible de la inseguridad y la seguridad está en manos de provincias que no tienen fondos para pagar el sueldo a los policías si no acuden al Gobierno nacional. Los recursos que deben tener por derecho propio solo lo obtienen si adhieren al gobierno nacional.

FORTUNA: ¿Frente a esto cómo ven el escenario del 2011?

SARGHINI: El kirchnerismo no tiene posibilidades ciertas de ganar las elecciones. Sí creo que tienen un núcleo duro que es su techo que hoy cualquier encuestador dice que está en torno al 25%, lo que es un porcentaje insuficiente para ganar en un país que tiene ballotage. En tanto la oposición está en un proceso de construcción porque es difícil hacer política sin partidos políticos. Hemos pasado de una democracia de partidos a una democracia de candidatos. En la última elección vimos fórmulas exitosas en términos electorales porque canalizaron el voto negativo hacia el Gobierno pero no necesariamente el éxito les dio solidez para construir futuro. Con este marco, en el peronismo federal ya iniciamos el gran desafío de construir.

FORTUNA: Entonces hablemos cómo se construye en el peronismo federal. ¿Qué tan cierta es la información que indica que si llegan al Gobierno Lavagna va como jefe de Gabinete y Redrado como ministro de Economía?

SARGHINI: Son sólo especulaciones. La conformación de un gabinete la toma el candidato cuando fue electo presidente.

FORTUNA: ¿Sumaron a Martín Redrado al proyecto?

SARGHINI: Redrado se ha reunido con Eduardo Duhalde para poner a disposición del ex presidente sus equipos de trabajo y es bienvenido.

FORTUNA: Pero ha tenido también un acercamiento con Sergio Massa, a su vez reunido con otros peronistas jóvenes como Urtubey o Bruera. ¿Habrá sangre joven en el peronismo federal?

SARGHINI: Si hay algo que nos diferencia del kirchnerismo es que nosotros entendemos que la política es diálogo, consenso, es búsqueda de acuerdos. Pero sabemos también que puede haber limitaciones en el diálogo porque cualquiera que está obligado a tener una buena relación con el kirchnerismo puede verse debilitado si dialoga con nosotros.

FORTUNA: ¿Cuáles son los grandes temas pendientes?

SARGHINI: Son los mismos de hace décadas. El cortoplacismo se impone a la visión estratégica. Hay que recuperar la política como instrumento de cambio y transformación, hay que tener disciplina fiscal para darle sustentabilidad al modelo económico, hay que tener un sistema provisional pensado para los próximos 30 años, hay que volver a un federalismo en donde los gobernadores puedan contar con recursos propios, hace falta una nueva ley de coparticipación y una reforma tributaria.

FORTUNA: ¿Cuáles son en lo político institucional los países latinoamericanos que considera ejemplos?

SARGHINI: Tenemos que fijarnos en Uruguay, Chile y Brasil en donde la dirigencia política entiende que hay que poner la energía en construir el futuro y no en administrar la nostalgia. Que aquel que asume no piense que tienen que empezar de nuevo y que por el contrario tenga una visión de continuidad de nación, que cuando llega corrija lo que tiene que corregir y vaya hacia las nuevas cosas.

FORTUNA: ¿Cómo analiza la política actual del Banco Central?

SARGHINI: Hoy el BCRA a través de distintos instrumentos está financiando lo que el Tesoro Nacional debería financiar pero no puede porque sufre de un profundo debilitamiento. De un superávit financiero del 2,5% estaremos este año en 2,5% de déficit, cómo financiarlo si el país no tiene acceso al crédito. Se usa entonces a la ANSES, al Banco Nación y al BCRA determinando que a las utilidades realizadas genuinas logradas en operaciones financieras para girar al Tesoro Nacional también se le puede sumar las utilidades contables no realizadas, que son equivalentes a otro fondo bicentenario. Este un artilugio para financiar gasto público con emisión y, por lo tanto, inflacionario, y la inflación es la peor forma de ajuste.

Roberto Anselmio
Revista Fortuna, 24 de julio de 2010.

  • 1 comentario

    • miguel requena dice:

      Estimados sres. como lo he dicho en otras oportunidades, me anima estar en el seguimiento de vuestras actividades y proyectos el ser periodista analítico de nuestra historia, conocer la capacidad y honestidad de vtro. dr. carlos Brown y un dejo de la correcta asunción de la problemática nacional que hiciera oportunamente el Dr. Duhalde y su ministro Lavagna.Sin embargo, con el transcurrir del tiempo político que vivimos ya a pleno, vengo observando lamentables reiteraciones de trinchera antes que de vanguardia con el consabido destino final de cambiar todo, más como un seudo argumento que como manifestación intelectual.
      Alguna vez debemos ser los suficientemente adultos para asumir que un gobierno pueda suceder a otro introduciendo el cambio de rumbo que estime pero respetando “algo” de lo hecho precisamente en virtud de nuestra presencia internacional.
      Hay momentos que las declaraciones parecen, en variados sentidos, más propias de lo personal que de lo institucional. Yo no soy de los que creyeron ni cree en que se tenian que ir todos, no es ello lo sustancial, lo importante son las ideas, programas que puedan llevarse al plano de la realidad nacional sin necesidad de argumentos estrepitosos.
      Sres. creo, firmemente que los hombres y mujeres del 2012 deberán ser aquellos que aprendan a respetarse en el marco del pensamiento .
      Atte. Miguel Requena