MPA: Miguel Angel Toma ofreció una disertación en Mar del Plata.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

El ex jefe de la SIDE ofreció una disertación en Mar del Plata

Toma critica al Gobierno por la falta de control sobre el narcotráfico

En el marco del ciclo de charlas del Movimiento Productivo Argentino (MPA), el ex funcionario advirtió: “La aparición de estas bandas de narcotráfico comenzó en 2003, cuando percibieron que en Argentina no hay controles de frontera y de ningún tipo”.

Vino a Mar del Plata a disertar en el marco de un ciclo de charlas del Movimiento Productivo Argentino (MPA). En su pasado ostenta un paso por el Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE), por lo tanto su opinión es autorizada para analizar qué está ocurriendo con el narcotráfico en Argentina. Miguel Angel Toma mantuvo el siguiente diálogo con LA CAPITAL: “El problema de la seguridad es integral, pero la gente enseguida imagina que se trata de un policía y un patrullero, como si la cuestión policial fuera todo. En realidad, es mucho más complejo. Abarca desde el mejoramiento de las cuestiones económicas y sociales de la gente hasta las condiciones educativas. Y también cosas más concretas y cotidianas como la iluminación, la apertura de calles en barrios humildes, la instalación de sistemas de control, la ausencia de control en las fronteras, obtener la posibilidad de hacer DNI que no sean fácilmente adulterables, la facilidad de crear mecanismos de bases de datos que permitan una rápida identificación de los sospechosos, una justicia que funcione. Todos elementos que hacen a la seguridad. En ese contexto, el policial es sólo un factor más.

-¿Qué importancia tiene la educación y la posibilidad de elevar la condición de vida de la población?

-Inclusión social, limitar la pobreza, generar incorporación al sistema productivo, incorporar niños al sistema educativo, son elementos fundamentales para erradicar las causas que generan la inseguridad. Igual, con esto no basta. Hay que agregarle una acción prevencional eficaz.

-En Mar del Plata, todos los días se instalan entre dos y tres familias nuevas en la periferia. ¿Cómo hay que trabajar par incorporar esta gente al sistema?

-Tiene que ver con la realización de políticas sociales, fundamentalmente. La desprotección es caldo de cultivo de inseguridad. Si hay bolsones de pobreza, enseguida estará a mano la tentación de obtener dinero fácil, que es producto del ilícito. Esto es lo que explica el fenómeno del narcotráfico y la adicción. Chicos adictos y sin dinero son potenciales delincuentes, porque no están incorporados al sistema productivo. Y si no roban, son parte del mecanismo de distribución del narcotráfico. Esto no quiere decir que toda la gente humilde tenga propensión a la delincuencia; eso sería un discurso discriminatorio. Si digo que estas condiciones son caldo de cultivo para la inseguridad.

-¿Cómo se explica la aparición de estos carteles de drogas?

-No estamos en el pico del problema, ni siquiera en el principio. Son los primeros balbuceos de lo que puede convertirse el país. Las drogas sintéticas, su producción, consumo, distribución y exportación, aparecieron a partir de 2003, según consta en las primeras informaciones de inteligencia. Los sectores mexicanos, aunque no exclusivamente, hicieron estudios ambientales y de mercado y descubrieron que Argentina es el paraíso de la ausencia de control de fronteras y producción farmacológica y comenzaron a instalarse. Otro dato es el éxito de otros países en la lucha con la narcoguerrilla, que es la que protege y prohija el desarrollo de la acción de los narcos. Concretamente, el progresivo deterioro de las FARC, es decir, el triunfo del Plan Colombia, que cercó la acción de esa guerrilla, la victoria del gobierno peruano sobre Sendero Luminoso. Eso generó mano de obra vacante que comenzó a buscar otras opciones y rutas para instalarse. Ejemplo, en el último año en Buenos Aires murieron 16 personas en la villa del Bajo Flores producto de un ajuste de cuentas entre bandas narcos de origen peruano, la mayoría con antecedentes de vinculación a Sendero Luminoso.

-¿Cómo tiene que hacer el Gobierno para combatir estos carteles?

-Tiene que tomar conciencia del problema y no ocultarlo. Me aterroricé cuando escuché al ministro de Interior y luego al gobernador Scioli actuar frente al acto brutal del triple crimen y la aparición de los carteles de narcotráfico, comentándolo como si ellos no tuvieran nada que ver, cuando son los primeros que tienen que actuar. Tienen que gobernar, y para eso se requieren acciones concretas y no tapar efectos y consecuencias, como ya hizo el Gobierno con la inflación interviniendo el Indec. Segundo, tienen que colocar al frente de esta pelea a gente que sepa. Hay confusión entre quienes deben decisiones. Se piensa que extrayendo del Poder Judicial a personas que tengan capacidad para enfrentar el problema, con eso se resuelve. Y mucho más si tienen perfil mediático. La verdad es que quienes tienen formación jurídica no necesariamente comprenden el complejo problema de la inseguridad, porque lo que saben es cómo reprimir el delito, como investigarlo y sancionar, pero no abarcan toda la parte preventiva, que es lo que la gente quiere.

-¿Cree que el Gobierno está capacitado para combatir esta situación, o piensa que requiere ayuda externa como Colombia?

-Ningún gobierno está capacitado por sí mismo y en el caso de Argentina, el aislamiento mundial le sirve a las bandas que generan delitos suprajurisdiccionales. Piense que cuando aparece lo de Antonini Wilson, la primera reacción de la Presidenta es decir que se trata de una operación de descrédito del FBI sobre el Gobierno. ¿Cómo puede haber cooperación entre la Policía Federal y el FBI después de esas declaraciones? La DEA tenía investigaciones hechas sobre gente vinculada al triple crimen y la distribución de efedrina. ¿Eso no lo sabía el Gobierno? Es que no hay intercambio y por lo tanto no hay colaboración entre las agencias. El narcotráfico está globalizado y tecnificado, y no existe del lado del Gobierno la globalización de contactos y colaboración. Por otro lado, le pongo un ejemplo, la UIF, la Unidad de Investigación Financiera, es un organismo que depende de Ministerio de Justicia. ¿A qué debe dedicarse?, al control del lavado. No puede haber narcotráfico sino hay lavado de dinero. El modo de combatir el narcotráfico es descubrir las vías de lavado; ahí esta el blanqueo. Esa estructura está desactivada. ¿Qué hay en los funcionarios, que aceptan donaciones para campañas de sectores vinculados al narcotráfico? Quien acepta esas donaciones es quien debe controlar. ¿Qué hay entre el Gobierno y el narcotráfico: complicidad, connivencia, impericia, ignorancia? Los funcionarios debieran responderlo.

Link: http://www.lacapitalnet.com.ar/hoy/LaCiudad/Noticias/200809040409.html