Regresó Duhalde con críticas al Gobierno.

Share via emailShare on Facebook+1Share on Twitter

 Por José Ignacio Lladós

El retorno político del ex presidente. Dijoque no existe un plan de desarrollo; dará clases.

  

Volvió Eduardo Duhalde. No habló de Cristina Kirchner, pero sí criticó varias políticas del Gobierno. No se refirió a Néstor Kirchner, pero sí acusó al Estado de carecer de un plan de desarrollo productivo desde que él dejó el poder, en 2003. No se quejó por el salto al kirchnerismo de casi todos los ex intendentes duhaldistas, pero sí despreció la tarea que realizan. No mencionó a la ministra Alicia Kirchner, pero sí rechazó el programa de acción social.

 

“No estoy dedicado a la política”, aclaró durante un brindis que ofreció en la sede del Movimiento Productivo Argentino (MPA), en la calle Hipólito Yrigoyen, frente a la plaza del Congreso. No se dedicará al armado político, en verdad, pero sí a desarrollar ideas políticas.

 

“No hay margen para armar ahora. El oficialismo es un bloque sólido. Habrá que esperar que se produzcan grietas”, explicaron en las oficinas del MPA, donde Duhalde y el ex ministro provincial Carlos “Tato” Brown, entre otros, darán clases semestrales en un curso que se llamará “Formación de dirigentes para una Argentina productiva”.

 

“Es el momento para transmitirle a la clase política la importancia del desarrollo productivo”, señaló Duhalde. No existe hoy en el país un programa de desarrollo, sostuvo. La Argentina crece, pero no sobre bases sólidas, según ese argumento.

 

“Somos de los pocos países sin un Ministerio de Producción. Y necesitamos desarrollarnos. No alcanza con crecer. Los países que más crecen son Venezuela y Cuba, pero no se desarrollan. Esta no es una receta mía, es del mundo. Mire China: es el mayor país comunista, pero se destaca porque produce. Es lo que vale en este mundo pragmático”, opinó.

 

El productivismo de Duhalde tiene que ver tanto con industrias pesadas como con microemprendimientos. Todo junto: “La Argentina necesita todo, pero el problema es que no cuenta con un plan. Es importante que tengamos multinacionales, por ejemplo. En España, el 30% del PBI lo aportan las remesas que mandan las firmas españolas desde el exterior. Necesitamos multinacionales que traigan fondos”.

 

Elogios con cuentagotas

 

Cada tanto, mezcló las críticas con un elogio. Dijo a favor: “Es positivo que haya continuidad en políticas y funcionarios de las últimas tres presidencias”. Pero…

 

“Fue un error cambiar la política de Desarrollo Social. Los planes Jefes y Jefas que creamos nosotros estaban por encima de la línea de indigencia y eso no se mantuvo. Dar 150 pesos hoy no sirve”, analizó. De la acción social, en su gestión, se ocupó Hilda González de Duhalde, su mujer. Ahora lo hace Alicia Kirchner, hermana de Néstor Kirchner y cuñada de la actual Presidenta.

 

Reclamó, luego, una renta básica universal. “Brasil tiene una ley sobre el tema. Los pobres cobran una renta y a los ricos se les descuenta de los impuestos. Es la utopía posible, como me dijo una vez Cardoso [Fernando Henrique; ex presidente brasileño]. Mientras, nosotros tenemos trabajadores pobres. Es una calamidad. Bueno… Brasil siempre está por delante de nosotros en esto de pensar el país”, comparó.

 

Duhalde dará clases sobre “el desafío de la inclusión en el modelo productivo”. También prometió que machacará con la renta universal y con la distribución de tierras. Será su manera de mantenerse activo en la política nacional. Con ideología, sin el manejo de estructuras.

 

“Todos deberían ser dueños de la tierra en la que viven. El Estado tiene tierras para 1000 millones de personas y, si no, tiene la plata para comprarlas”, propuso.

 

Esa crisis habitacional, así como las carencias sociales, tiene responsables para Duhalde. Acusados: los intendentes. “Se conforman con una obrita. No les importa nada. Está de moda pensar que a los partidos populares como el peronismo les sirve que haya pobres, pero la verdad es que los intendentes no se ocupan del tema”, criticó. Un dato: la mayoría de los intendentes del conurbano saltó del duhaldismo al kirchnerismo; quienes no lo hicieron perdieron elecciones.

 

En adelante, Duhalde no se ocupará del PJ, a pesar de que había indicado lo contrario hace unos meses. No hay margen, cree: “Eso puede esperar. No es la prioridad”.

 

Finalmente, elogió a Martín Lousteau y a Miguel Peirano por ser “hombres fuertemente vinculados con la idea productivista”, pero cuestionó que la clase política “sabe que no quiere neoliberalismo, pero tampoco sabe qué quiere”. Ese mensaje, también, fue para el Gobierno.

 

http://www.lanacion.com.ar/974560